rr
Antropología Nutrición
rt
INICIO COLUMNISTAS PACHAMAMA LA PROTEICA FM VIDEOTECA EDUCACIÓN LION YSS

11/07/013. Traducción de Lic. Nutrición Mary J. Armúa; Nutrición traslacional (NT) es un medio para acortar la ruta de acceso entre los descubrimientos en nutrición y su aplicación en beneficio de la sociedad y la industria alimentaria.

El impacto global de enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y diabetes amerita investigación en nutrición urgente. Es imperativo para acelerar la traducción de las necesidades de salud pública a la alimentación, con dietas que mejoren la salud; éstas han de ser las prioridades para la investigación en nutrición. Se han de aplicar avances en la investigación lo más rápidamente como sea posible para ayudar a aliviar la carga global de enfermedades de origen nutricional.
La aplicación oportuna de nuevos descubrimientos científicos  y sus beneficios para la salud es la clave del resultado del campo de estudio llamado Ciencia traslacional.

Un campo emergente
Ciencia traslacional es un campo que está emergiendo rápidamente; trabaja en dos formas: desde la investigación a la práctica y de la práctica a la investigación. En el primero, su propósito es hacer que los nuevos conocimientos científicos estén disponibles y sean útiles a la sociedad. Idealmente, la investigación científica debe moverse rápidamente desde el laboratorio para lograr el beneficio de los consumidores. En sentido inverso su objetivo es identificar prioridades de investigación reconociendo los vacíos científicos claves en el conocimiento nutricional priorizando, buscar el financiamiento para la investigación de esas lagunas, y reclutar para la investigación, la participación de científicos de numerosos campos relacionados con los problemas nutricionales.

Se han establecido en Pennsylvania, Columbia, Washington, y otras universidades en los Estados Unidos, institutos o programas de medicina traslacional, en reconocimiento de la necesidad de acelerar los procesos para que, la ciencia básica se aplique a mejoras en la salud humana, desde la detección de riesgo (diagnóstico) a estrategias novedosas para curar enfermedades.

Porque la medicina traslacional es la interfaz, puente,  entre Ciencia y medicina; las escuelas de medicina y los hospitales universitarios son lugares cruciales donde los científicos-profesionales sanitarios pueden tender puentes entre investigación médica y práctica clínica. Por ejemplo, radiólogos en el centro de Lucas Universidad de Stanford han desarrollado una nueva tecnología para los patrones y la velocidad de la imagen flujo de sangre a través del corazón y aorta. La visualización del flujo de sangre   predice cuando los vasos sanguíneos pueden romperse y ayuda en la toma de decisiones de intervención quirúrgica (http://med.stanford.edu/patient_ cuidado/traslacional).

La Universidad de Stanford traduce esta novedosa tecnología en optimizar la atención al paciente aplicando directamente el logro a la práctica clínica. Esta implementación requiere el compromiso de los científicos investigadores para descubrir y validar los principios subyacentes y socios industriales que traen las tecnologías de proyección de imagen de NMR para ponerlo en práctica.

Nutrición traslacional es un esfuerzo multidisciplinario que involucra la ciencia de nutrición, ciencia de los alimentos, y ciencias de la salud, todo respaldado por las ciencias básicas de la vida y que requiere una comunicación clara.

Nutrición traslacional es un medio para acortar el camino entre descubrimientos en nutrición y su aplicación en beneficio de la sociedad y la industria alimentaria.

NUTRICIÓN: Innovación I NTO  PRACT ICE
Nutrición traslacional
Es un esfuerzo multidisciplinario entre la ciencia de la nutrición, ciencia alimentaria y ciencias de la salud, todo apuntalado por las Ciencias básicas y que requiere de clara comunicación. Los paralelismos entre los campos de la medicina  traslacional y nutrición traslacional son numerosos, y sus éxitos son complementarios.
La prevención de las deficiencias de nutrientes involucra elementos de las Ciencias básicos de la investigación, agencias reguladoras federales y locales, a la industria de la agricultura. Se han implementado soluciones, por ejemplo, la adición de yodo a la sal de mesa y la adición de ácido fólico a cereales para el desayuno.

Fallas en el reconocimiento de la complejidad del proceso de traslación nutricional puede, sin embargo, producir problemas, incluso en áreas donde hay madurez en el conocimiento científico. La esencialidad del ácido fólico, por ejemplo, establecida a principios de siglo XX, fue dirigida a la fortificación de productos en los Estados Unidos de harinas y granos recién en el año 1996, sabiéndose  que este  estado fisiológico bajo en folato afecta la susceptibilidad de los niños para el desarrollo de defectos del tubo neural.
Cuanto más compleja la relación entre los nutrientes o la falta de nutrientes que generan desequilibrios, más difícil es la implementación de una solución. La comunicación juega un papel esencial en la aceptación de la solución y una correcta comunicación no siempre es evidente.

Ejemplos de nutrición traslacional
La idea de que la historia se repite se considera  generalmente como una verdad de Perogrullo.
Por lo tanto, es desafortunado cuando no se mira la historia para evitar cometer errores en el futuro. Entender porqué ha cometido errores en el pasado, o, por el contrario, observar cómo acciones apropiadas ha llevado al éxito, puede ser una manera poderosa para generar oportunidades de éxito en el futuro. Por lo tanto, resulta pertinente explorar casos donde la nutrición traslacional ha tenido éxito y casos en los que ha sido incapaz de traducir con eficacia.

• Traducción rápida: TransGrasas.
El proceso del producto químico  de hidrogenación de aceites vegetales para producir otros funcionalmente estables, fue desarrollado a finales del siglo XIX y rápidamente fue industrializada a margarinas y mantecas como sustitutas menos costosas para de las grasas animales más costosas: mantequilla y manteca de cerdo. La presencia deácidos grasos trans — producido por el proceso de hidrogenación: contribuyó una valiosa función en oleomargarina y mantecas.
Ácidos grasos monoinsaturados con unCISenlace doble son líquidos a temperatura ambiente, mientras que ácidos grasos monoinsaturados con untransenlace doble son grasas sólidas.

Cuando la investigación comenzó a identificar que ácidos grasos saturados y grasas animales contribuyen a la elevación del colesterol del plasma, la menor proporción de ácidos grasos saturados del aceite vegetal hidrogenado se promocionó como un aspecto nutritivo ventajoso. Durante este período de rápido crecimiento en el uso del vehículo mantecas y margarinas, ninguna investigación clínica en humanos se publicó para desafiar la afirmación de que los  ácidos grasos no afectan a los lípidos de la sangre.

Margarinas eran ampliamente asumidas como la alternativa saludable a las grasas animales.
La visión positiva de los ácidos grasos trans,cambió para siempre cuando Mensink y Katan (1990) informaron que el consumo de ácidos grasos trans en seres humanos provocaba valores de LDL elevados y HDL bajo.

Un aspecto importante de este estudio fue que los investigadores utilizaron aceites experimentales que contienenácidos grasos transen alta concentración.

Mientras que los científicos de la nutrición y salud llamaron a la eliminación de ácidos grasos trans de los alimentos, las compañías fabricantes atacaron el estudio por haber sido realizado con altas concentraciones de grasas trans enla dieta experimental.  
La controversia podría haber durado años, pero el estudio de Zock y Katan (1992) que aparentemente repiten lo mismo, en una prueba clínica, con la mitad del contenido de grasas trans en la dieta experimental.

Si el efecto de ácidos grasos trans en  el metabolismo de lipoproteínas requería un alta ingesta para ser perjudiciales, entonces alimentación en un nivel inferior no demostraría ningún efecto sobre las LDL y HDL.

Sin embargo, el estudio documentó que los efectos de un bajo nivel  se relacionaron linealmente con la ingesta de ácido grasos trans, con igual resultado que en el estudio anterior. Claramente, en cualquier producto, los  ácidos grasos trans demostraron tener un negativo efecto  en el metabolismo de lipoproteínas que ya no podría ser obviado.

Desde ese momento, las grasas trans  se convirtieron en un tema que llamaba a la regulación. En 2003, Dinamarca prohibió el uso de todas las grasas hidrogenadas en alimentos, pero hacen explícita excepción, permitiendo el uso de grasas de origen animales que contienen ácidos grasos trans  naturales, pues éstos eran vistos como químicamente diferentes. En 2006, el etiquetado obligatorio de todos los alimentos con grasas  trans  independientemente de la fuente entró en efecto en los Estados Unidos. Si bien es demasiado pronto para concluir de manera inequívoca, el uso de trans las grasas obtenidas por hidrogenación química está rápidamente desapareciendo de la industria de suministro de alimentos.

Lenta traducción: Esteroles vegetales. Petersen (1951) publicó el primer informe sobre el efecto que ejercían los esteroles vegetales descendiendo el colesterol del plasma en pollos. Otros estudios en la década de 1950 demostraron repetidamente el descenso de colesterol por consumo de esteroles vegetales en pollos, conejos, y seres humanos. Durante este tiempo, fue también demostrado que el nivel inicial de hipercolesterolemia  se relacionó con la magnitud de la disminución del colesterol sanguíneo: mayores reducciones se asociaron con mayores niveles  de colesterol al inicio del tratamiento (Pollack, 1953).

Las primeras preparaciones alimenticias con esteroles vegetales no eran aceptadas. Muchos estudios utilizaron un polvo que, aunque insípido, era pegajoso.

En algunos estudios, el esterol vegetal se distribuyó a los voluntarios como una suspensión o un tableta. Sin embargo, incluso tan pronto como mediados de los 50, algunos investigadores usaron sitosterol incorporándolo en alimentos tales como galletas (Barber y Grant, 1955; Leonard, 1956) o dulces (Fahrenbach et al.,1958).

A finales de la década de 1950 y en principios de 1960, un número de las patentes fueron publicadas relativos a
la preparación y uso médico de sitosterol, el primero (Beveridge, 1958) curiosamente relativo a la alimentación enriquecida con esteroles vegetales.

Oster et al (1976, 1977) demostró por primera vez que el LDL‑Cholesterol (así como el colesterol total) disminuyó por esteroles vegetales. Este hallazgo es relevante porque LDL‑cholesterol es un importante factor de riesgo independiente para la enfermedad cardíaca coronaria.

En 1957, comenzó a Eli Lilly Marketing Cytellin , un strawberryflavored,  rojo, suspensión con beta‑sitosterol, en los Estados Unidos. Aunque fue comercialmente acertado, permanecía en el mercado hasta la década de 1980 y sin provocar efectos adversos. Fue casi 40 años antes de la industria  alimentaria hicieron uso de este descubrimiento para llevar diferenciales que contiene fitoesteroles en el mercado. Raisio Group (ahora Raisio plc) introdujo BENECOL  margarina con esteroles vegetales en Finlandia en 1995. BENECOL fue lanzado en los Estados Unidos en 1999 por McNeil Consumer HealthCare (ahora McNeil Nutritionals,
LLC). en el mismo año, Lipton, una unidad operativa de Unilever, lanzó “Take the control” (Tomar el Control), una margarina  con esteroles vegetales. Ambos son todavía comercializa en los Estados Unidos.

y


Desde entonces, numerosas productos enriquecidos con esteroles vegetales han sido lanzados al mercado, incluyendo Productos l ácteos de Nestlé, Omega R Plus , lanzado el año pasado en Malasia.


gy


¿Por qué la diferencia?

¿Por qué  las grasas transdesaparecen tan  rápidamente desde que se conoce su afecto hipercolesterolemiantel, y las propiedades hipocolesterolemiantes de los esteroles vegetales aparecen tan lentamente? En comparación con la buena noticia de la historia de esteroles vegetales, la mala noticia sobre  grasa  trans, que era una  grasa vegetal (que suele ser aceptado como más saludables que la grasa animal) no es sólo "malo sino dramático" pues es realmente peor que la grasa animal que está reemplazando. Es dramática una historia, y  buena la otra. Según eñ proverbio "viajan más rápido las malas noticias.

Entonces el efecto adverso sobre la salud rápidamente se convertirá en común conocimiento, como de hecho, lo hizo.
Además, la producción de trans grasas por hidrogenación industrial, tenía  objetivos financieros. Esto hizo la solución aparente, es decir, parar hidrogenación era inmediatamente posible y filosófico justificable.

Un factor clave que explica la lentitud de la industria alimentaria para aprovechar el conocimiento de reducir el colesterol por esteroles vegetales fue la falta de participación de la industria en el inicio (es decir, en la década de 1950), específicamente la siguiente:

Falta de éxito comercial inicial. Cuando finalmente los esteroles  vegetales llegaron a estar disponible en los productos alimenticios, había una expectativa que éstos productos sería comercialmente exitosa. Sin embargo, las ventas tempranas de BENECOLy Tomar el Controlfueron decepcionantes. Ventas en Estados Unidos fueron sólo $42 millones entre Mayo de 1999 y agosto de 2000, a pesar de $49 millones gastados en publicidad. Venta de tomar el Control fueron un mero $13 millones durante 1999, con $15 millones gastados en publicidad (Hicks y Moreau,2001).

Selección limitada de  Matriz alimentaria en la que agregrar esteroles vegetales. Desde la perspectiva de la industria alimentaria la margarina fue relativamente sencilla como opción para portar esteroles vegetales. Esto es porque los fitoesteroles pueden ser esterificados con aceite vegetal incorporado en la margarina sin cambiar las  propiedades físicas o el sabor de la margarina. Durante la década de 1990, no hubo alimentos low‑fat que contuvieran fitoesteroles. Nestlé tuvo éxito combinando fitoesteroles libres con triestearato de sorbitán y Cargill por desarrollar una forma micronizada de esteroles de las plantas. Innovación de Cargill, sin embargo, llegó a cerca de 50 años después de Tygstrup et al., (1957) primer descrito esteroles vegetales micronizados.

Competencia de otros  Ingredientes alimentarios.EL consumo  de fito esteroles no es el único modo de que los consumidores pueden obtener beneficio s potenciales para la salud cardiovascular a través de alimentos. Los beneficios para la salud del corazón son accesibles a través del consumo diario de alimentos tales como frutas y vegetales, avena, granos, los ácidos grasos de omega‑3, y proteína de soja. Muchos consumidores son conscientes de que pueden beneficiar su salud al comer estos alimentos. Sin embargo, requiere un cambio de patrones en la dieta, que el agregado a los productos más conocidos como margarinas no.
Éxito farmacéutico.

En la década de 1970 y 1980, nuevas drogas que poderosamente descienden LDL‑Cholesterol fueron introducidos en el mercado. En consecuencia, desde una perspectiva médica, la necesidad de para alimentos entregar colesterol bajar no era tan apremiante.

Revisión crítica de la  Literatura primaria. En 1967, hubo más de 100 publicaciones sobre el uso clínico de sitosterol para bajar el colesterol. Sin embargo, en un informe el mismo año, Abrams y Schwartz (1967) citando sólo tres referencias, escribió erróneamente que se necesitan grandes cantidades de sitosterol para bajar el colesterol y el tratamiento debe ser a largo plazo, además de ser costoso, decía.

Antes de 1990, había menos de 10 artículos de revisión en el tema de los fitosteroles y su efecto hipolipemiante. Desde 1990, han sido más de 100 Comentarios Publicado en fitoesteroles y sus  efectos sobre el metabolismo del colesterol.

Revisión y crítica oportuna en la literatura primaria se está convirtiendo un paso crítico en el proceso de traslación

¿Qué podemos aprender de estos casos?

Los científicos traslacionales pueden aprender de esta historia reciente a desarrollar la apreciación de las oportunidades comerciales y de las barreras para la aplicación de la ciencia a la dieta; monitorear los descubrimientos científicos y evaluar su impacto potencial sobre los hábitos  de compra de alimentos y los resultados de salud; evaluar los beneficios potenciales de nuevos descubrimientos científicos relativos a productos ya conocidos; anticipar, en lugar de esperar ideas y tendencias de consumo en salud; anticipando la investigación en campos relacionados, por ejemplo, avances en la investigación farmacéutica; identificar sistemas de entrega de alimentos que son compatibles con sus compuestos, sus modos de acción, y sus beneficios para consumidores objetivo; críticamente evaluar el nivel de evidencia y el apoyo de consenso científico; y estando alerta de los canales a través de los cuales los consumidores son educados sobre nutrición y salud.

Beneficios de la nutrición traslacional

Existen numerosos beneficios de la nutrición traslacional:

Velocidad y eficacia.
Al igual que las ciencias médicas, la ciencia de la nutrición ha sido desalentadoramente lenta en la traducción de las variaciones epidemiológicas de salud relacionadas con la dieta a la investigación básica, como también lenta en la aplicación a la salud pública de estos resultados de la investigación en cambios en la dieta de la población.

El reconocimiento temprano de la necesidad de contar con un banco de estudios que muestren los beneficios sobre la salud, podría ayudar a acelerar todos los múltiples pasos para llevar la innovación a la práctica. En el caso de la nutrición, el ejemplo de fitoesteroles muestra el tiempo requerido utilizando canales científicos tradicionales para tomar un descubrimiento básico y traducirlo a un producto alimenticio con establecida eficacia. Otros ejemplos incluyen omega‑3, los ácidos grasos poliinsaturados y el infarto  corazón, probióticos y niño la enfermedad diarreica, etc. En cada caso, abundantes datos epidemiológicos documentan la variación en la condición de salud en función de dieta e ilustra la necesidad de entender las bases científicas de las relaciones, para facilitar la adecuación de las dietas o productos alimenticios a los consumidores apropiados.

 Prudencia ante las ideas prematuras en nutrición. Así como la nutrición  traslacional puede utilizarse con eficacia para acelerar la aplicación científica de los descubrimientos, puede también ser igualmente eficaz para evitar la adopción de nuevas ideas faltas de evidencia científica y consenso.

Algunas ideas supuestamente nutritivas son mal fundamentadas por la ciencia, pero entusiastas seguidores de nuevas ideas pueden parecen ser creíbles, contribuyendo a aumentar dietas de "moda" o dietas "manías". Por lo tanto, un papel para nutrición traslacional debe también ser reconocer donde hay insuficiente información científica para apoyar la comercialización de nuevas ideas en nutrición.

Reducir el riesgo a perderse oportunidades. La NT proporciona la oportunidad de evaluar sistemáticamente el potencial de descubrimientos y ofrecer beneficios para la salud y por tanto, reducir el riesgo de perder aplicaciones prometedoras. Ejemplos concretos de la imposibilidad de avanzar prometedores resultados de la investigación médica en aplicaciones prácticas ilustran la oportunidad. Por ejemplo, Ioannidis (2004) informó que de 101 artículos publicados en seis revistas de investigación básica de prestigio entre 1979 y 1983, sólo una tuvo un gran impacto en la práctica clínica, el 75% restante no fueron probados en ensayos clínicos. La comunidad médica ha tomado nota, y esto lleva a la creciente  importancia de Medicina traslacional.

Oportunidades comerciales. NT puede conducir no sólo a beneficios a la sociedad, sino también a aquellas  organizaciones que llevan los nuevos conocimientos a la práctica con novedosas soluciones.



En el contexto de la  nutrición, está claro que los fabricantes de alimentos, de ingredientes alimentarios y las empresas alimentarias tienen mucho que ganar mediante el uso de nutrición traslacional al satisfacer las necesidades del consumidor para la salud y el bienestar.

Habilidades necesarias para la nutrición traslacional
Como se mencionó anteriormente, NT es un esfuerzo multidisciplinar de la ciencia de la nutrición, ciencia de los alimentos y las ciencias de la salud; todas respaldadas por las ciencias básicas y claro que requieren comunicación! El resultado del éxito de este enfoque conducirá a soluciones de nutrición que no podrían ser fácilmente visualizadas al utilizar el conocimiento científico de cualquier disciplina científica única de manera independiente.

Si la nutrición traslacional tiene éxito, los consumidores deben notar más rápida y mejor fundadas avances están realizando en nuestra comprensión científica de los los vínculos entre la nutrición y la salud. A su vez debe reflejarse en más sofisticadas exigencias de los consumidores a las compañías alimentarias para proporcionar beneficios para la salud.
Liderazgo en la nutrición de traslación por lo tanto requiere la capacidad de tener una visión integrada de los conocimientos pertinentes, que se extiende desde la celda a la sociedad. Esto no es típicamente cómo funciona el científico especialista. Por lo tanto, un nuevo enfoque para la comprensión de la ciencia se requiere que se focalice en la integración y aplicación, y que sea entregado a través de los canales apropiados.

Así como hay falta de científicos entrenados en  Medicina traslacional, existe una falta de científicos entrenados en Nutrición traslacional. Una manera de facilitar esta formación sería para la nutrición científicos tienen pasantías/trabajo experiencia en la agricultura industrias como la agricultura, fabricación de ingredientes, fabricación de alimentos y venta minorista de alimentación. Dicha capacitación se encuentra en otras disciplinas como medicina, ingeniería, o la enseñanza, donde, como parte de su  formación, los estudiantes pasan un tiempo trabajando junto a profesionales en toda la cadena alimentaria.

El flujo de traslación de la información nutricional es poco probable que suceda por sí mismo. Más bien, el fracaso de las estrategias actuales pone de manifiesto que esta información debe gestionarse de forma proactiva, usando las habilidades de los científicos que puedan traducir la ciencia de la nutrición en la práctica con resultados para los individuos.

FT J. Hilary verde (hilary.green@rdls.nestle.com)es líder del grupo yPeter J. van Bladeren(peter.Van-aderen@rdls.Nestle.com), un profesional Miembro de IFT, es Director del centro de investigación de Nestlé, Vers Chez les Blanc, Lausanne, Suiza. J. Bruce alemán jbgerman@ucdavis.edu) esProfesor, Departamento de ciencia y tecnología, University of California, Davis, CA 95616, y Senior Scientist en el centro de investigación de Nestlé. Envíe solicitudes de reimpresión a autor verde.

R E F E R E NC E S
Abrams, W.B. and Schwartz, M.A. 1967.
The pursuit of new antilipemic agents.
In “Atherosclerotic Vascular Disease,”
ed. A.N. Brest and J.H. Moyer, J.H., pp.
260‑273. Appleton Century Crofts, New
York, N.Y.
Barber, J.M. and Grant, A.P. 1955. The
serum cholesterol and other lipids after
administration of sitosterol. Brit. Heart
J. 17: 296‑298.
Beveridge, J.M.R. 1958. Food composition
having hypocholesterolemic activity.
Can. patent 567,202, Dec. 9, assigned to
Queen’s Univ., Kingston, Ontario.
Fahrenbach, M.J., Lewry, H.V., Riccardi,
B.A., Dunnett, C.W., Saunders, J.C.,
Lourie, E., Blodinger, J., Ruegsegger,
J.M., Grant, W.C., and Jukes, T.H. 1958.
Effect of beta‑sitosterol and unsaturated
vegetable oil combinations on human serum
cholesterol levels. Circulation 18: 491.
Hicks, K.B. and Moreau, R.A. 2001.
Phytosterols and phytostanols: Functional
food cholesterol busters. Food Technol.
55(1): 63‑67.
Ioannidis, J.P.A. 2004. Materializing
research promises: Opprtunities, priorities
and conflicts in translational medicine.
J. Transl. Med. 2: 5.
Leonard, J.C. 1956. Hereditary hypercholesterolaemic
xanthomatosis. Lancet 271:
1239‑1243.
Mensink, R.P. and Katan, M.B. 1990.
Effect of dietary trans fatty acids on
high-density and low-density lipoprotein
cholesterol levels in healthy subjects.
New Eng. J. Med. 1323: 439-445.
Oster, P., Schlierf, G., Heuck, C., Greten,
H., Gundert‑Remy, U., Haase, W., Klose,
G., Nothelfer, A., Raetzer, H and Schellenberg,
B. 1976. Sitosterol in the type
II hyperlipoproteinemia. In “Lipoprotein
Metabolism,” ed. H. Greten, pp. 125‑130.
Springer, Berlin.
Oster, P., Schlierf, G., Heuck, C., Greten,
H., Gundert‑Remy, U., Haase, W.,
Klose, G., Nothelfer, A., Raetzer, H., and
Schellenberg, B. 1977. Sitosterol treatment
of familial type II hypercholesterolemia in
children and adults. In “Atherosclerosis,”
Vol. IV, ed. G. Schettler, Y. Goto, Y. Hata,
and G. Klose, p.552. Springer, New York.
Petersen, D.W. 1951. Effect of soybean
sterols in the diet on plasma and liver
cholesterol in chicks. Proc. Soc. Exp. Biol.
Med. 78: 143‑147.
PDR. 1977. “Physicians’ Desk Reference,”
31st ed., pp. 582‑583, 1048‑1049. Medical
Economics, Oradell, N.J.
Pollack, O.J. 1953. Reduction of blood
cholesterol in man. Circulation 7: 702‑706.
Tygstrup, N., Winkler, K., Jorgensen, K.,
and Andersen, B. 1957. Sitosterolbehandling
ved hypocholesterolaemie. Ugeskr
Laeger 119: 1193‑1195.
Zock, P.L. and Katan, M.B. 1992. Hydrogenation
alternatives: Effects of trans fatty
acids and stearic acid versus linoleic acid on
serum lipids and lipoproteins in humans.
J. Lipid Res. 33: 399-410.

Original

Comentarios