Columnista Sebastián Prates Lic. Nutrición

 

6/5/012

Consumo; soberanía alimentaria

           Consumo involucra varios temas sobre alimentación, para llegar a un concepto global, desarrollaremos en este caso aspectos vinculados con la  soberanía alimentaria.


           Consumo es una visión y propiamente del documental; dirección general hacia la gestión de alimentos en el mundo. La idea original  del estudiante    Pablo Yglesias que por el 2011 ya estaba de lleno en la temática de lo que él llama “democratización de la alimentación”. Mientras nosotros comenzábamos a grabar y editar información, él era uno de los impulsores del primer foro de Soberanía alimentaria a nivel universitario.


           La información que teníamos sobre la temática era la de un profesional que se introduce abusiva y detalladamente en una idea, para luego llevarla a cabo, pero nada más. Teníamos la visión, la ideología, pero nos faltaba mucha información; y es ahí cuando nos obsesionamos con el tema, al menos desde lo personal.   La información caía de todos lados, de todos los medios de comunicación y a cada hora; siempre estuvo ahí, peo nunca nos habíamos dado cuenta. La temática si duda requiere algunas condiciones para ser abordadas, muchas de ellas las tuve que aprender en los 9 meses de edición, otras ya las sabia, pero éstas últimas eran las que contaba con los dedos de una mano.

          En ese momento me di cuenta que “Consumo” no era sobre nutrición, era sobre antropología de la alimentación.  Nada de lo que trataba  tenía que ver con lo aprendido en la escuela de nutrición, nunca lo había dado, nunca me lo habían enseñado, y sin embargo era la razón de cómo nos alimentábamos,  ahí nacía todo, una tostada o dos tostadas no tenias nada que ver, leche descremada o semidescremada mucho menos; ¿qué nos vendían y por qué nos vendían, a quiénes favorecía, a quiénes perjudicaba, cuántos tenían el poder en la toma de decisiones, dónde estaban las normas de un estado que tenía que custodiar y sustentar a su pueblo?. Claro que Ryan Nelson me vino a la mente, y “A los ocho en punto”, hacia tanto tiempo de ese libro, apenas tenía 15 años; lo leí y lo entendí, y era de mayor que lo volvía a recordar.  Seguramente la testosterona me había jugado una mala pasada en la adolescencia, y por eso lo enterré.  

           Lo más difícil de un documental de estas características es  su estructura, tomando en cuenta los tiempos, temáticas, abordajes específicos, dejando el conocimiento al menos necesario, sin irse de contexto. El tiempo, antes mencionado y la secuencia se vuelve algo engorroso, al menos al inicio, los primeros 12 minutos del documental fueron modificados continuamente una y otra vez. Teníamos que comenzar con mirada global, eso era clave, había dos caminos; el sobrepeso, obesidad, y las sociedades de extremo consumo, lo otro; el hambre, el desperdicio de los alimentos. Comenzamos con el más cruel.

           Los números que recopilábamos, al alcance de todos, me dejaban alarmado, sorprendido e incrédulo. Estos números muy pocas veces salían por la televisión, y cuando salían, era cada “muerte de obispo” y de manera muy superficial, sin ningún análisis. Acaso me sirvió para comprobar la crisis de los medios de comunicación masivos por la que transitamos; crisis intelectual y de compromiso, una crisis moldeada y perfeccionada día a día. Retiro lo de  crisis intelectual; esto solo lo puede hacer un grupo de intelectuales, afirmo sí, la crisis del compromiso por intelectuales.

           Un tercio del alimentos en el mundo se desperdicia; primer golpe de atención; si no lo hubiera leído de fuentes oficiales no lo hubiera creído, “no, estas equivocado, leíste mal”, o algo por el estilo.

           La matemática básica aprendida en mis años de infancia comprobaba que la mencionada “sobrepoblación”, como problema real, creciente en el siglo XX de manera incontrolable, no tenía nada que ver con el hambre y la malnutrición por déficit de nutrientes. Era simple suma y resta para irse “avispando” de la producción y distribución de los alimentos.

Desarrollo

En el concepto de “sobrepoblación”,  real  y falso al relacionarlo con la disponibilidad de alimentos, no faltan los poderosos que nada temen, porque a nada deben de temer, porque quienes nos deben de albergar, les temen; y los nombramos

           Familia Rockefeller;  Su prestigio social ha sido demostrado una y otra vez; reconocidos, aclamados, condecorados, bondadosos, gloriosos,   y debe ser claro ejemplo de que las leyes que tienen que dar dignidad a una sociedad, para así armonizar la convivencia, es cuestionable, y más, cuando hay un condicionamiento a intereses que parecen nobles, como él  hecho de donar dinero para causas humanitarias, cuando  atrás se esconde la perversión; escudarse a través de los actos humanitarios, y peor, tener de la “cola” a esas instituciones a las que se dona dinero, medicina, recursos materiales de todo tipo; claro ejemplo las Naciones Unidas;  negocio infinito para las empresas de seguridad que alquilan sus recursos humanos entrenados; en otras palabras, cuanta más guerras, más recursos te doy, y mi empresa más gana”. 

           También hablar y no menos importante, de la trata blancas, “¿cuántos hombres vez aquí?, murieron en la guerra, para quienes te crees que son las mujeres?” Película; “The Whistleblower” basada en la novela con el mismo título, con hechos reales y ya comprobados, denunciando los actos de corrupción de la ONU y sus empresas privadas donde la trata de blancas no eran para los hombres de ese país, sino para los enviados de la ONU, supuestamente, para generar un estado civilizado, con paz.

           Las vacunas conocen muy bien a los Rockefeller, al menos desde la década de los 70, algunos dicen que andan con la jeringa en  mano desde los 50.  Por supuesto, nunca se sabe que tiene la jeringa; el caso de la década de los 90 en Centroamérica con vacunas abortivas, gestionado por la OMS, en donde se otorgaban vacunas a mujeres embarazadas, con otra característica peculiar, tenían que ser pobres, nos abre los ojos hacia lo inhumano.


          Su preocupación por la sobrepoblación es sorprendente; ésta familia investigada por tráfico de armas en la segunda guerra mundial, investigada por los institutos Káiser Guillermo; antropología, eugenesia y herencia humana, y Káiser Guillermo para psiquiatría; ¿tienen memoria sobre lo que hablo?; instituciones Nazis financiadas por la gran familia,  y que ahora producen  alimentos en abundancia, “saludables”, claro, todo tiene sus costes, en este caso la patente de las semillas; hablamos de la “bóveda del fin del mundo” ubicada en Noruega.

           La filosofa india y hoy renombrada como “Madre tierra” Vandana shiva ha dicho “los transgénicos fueron la escusa para patentar a las semillas, eso  que es de nuestra madre tierra, eso que no le pertenece a nadie y que le pertenece a todos, eso que está en el fruto y cae a la tierra para nuevamente renacer”. Los transgénicos son entonces; semillas modificadas genéticamente, específicas, con dueños.

           El monopolio de semillas guiado por Monsanto, que hoy tiene el 80 por ciento de las semillas transgénicas del mundo en sus manos, es quien a su antojo sube y baja los precios de las semillas, modificando el coste del proceso y la cadena alimentaria, siempre hablando de alimentos transgénicos, dicen; por la suba del petróleo.

           De acuerdo con las cifras que proporcionó New York University School of Law, 17.638 agricultores hindúes se autoeliminaron durante el 2009, un suicido cada 30 minutos. En el 2008, el Daily Mail publicaba;“La perturbadora ola de suicidios continúa”, el titular decía: “El Genocidio de los OGM (Organismos Genéticamente Modificados)”. Informando: “Debido a la pérdida de cosechas y los sobreprecios que llevan a los campesinos pobres a la quiebra. Estos trabajadores humildes de la India se quitan la vida, a menudo, bebiendo el mismo insecticida que Monsanto les proporcionó”.

 ¿Pero qué tiene que ver Monsanto con los Rockefeller y “la bóveda del fin del mundo” de Noruega?; son sus accionistas.

          Pero por si fuera poco, entra en escena el  elegido, el benefactor de los niños de UNICEF( OMS.ONU), Bill Gates;  que también es accionista de la bóveda, y que lleva  a cabo la revolución verde del continente africano con Rokefeller, con sus transgénicos, el programa se denomina AGRA, encabezado por un ex jefe de la ONU, Kofi Annan.. Otra más; Rockefeller y la fundación de Bill Gates se encuentran actualmente vacunando en África junto a la OMS/UNICEF, BANCO MUNDIAL Y LA INDUSTRIA DE LAS VACUNAS; ¿El programa?, el programa se llama GAVI.

           En mayo de 2009, el Times de Londres reportó que algunas de las “personas más ricas del mundo se reunieron en Nueva York para discutir sus temas favoritos”; Ted Turner, Oprah Winfrey, Warren Buffet, Bill Gates, David Rockefeller, , George Soros y Michael Bloomberg, llegaron a la conclusión que la mejor manera de gastar su dinero seria en la reducción de la población a nivel mundial. El Times reportó que “la reunión tomó lugar en la casa de Sir Paul Nurse, un británico bioquímico ganador del Premio Nobel, y presidente de la Universidad Rockefeller”, ¿y quién organizó la fiestita?; el estimado Bill.

         El padre de Bill Gates; S. Gates, con 83 años co-preside la Fundación Bill & Melinda Gates. Lo que sorprende es que también es un miembro fundador del movimiento de eugenesia y Planned Parenthood junto con la Fundación Rockefeller.

          Más allá de la gran polémica planteada a nivel mundial sobre las vacunas y sus intereses económicos que nada tienen que ver con los intereses de inmunizar a la población ; ejemplo; ¿Por qué se gastó tanto dinero en vacunas contra la gripe porcina cuando había otras vacunas que se tenían que administrar con mayor urgencia? ¿A qué laboratorios beneficiaba la venta de esas vacunas? ¿Cómo surge la alerta a través de los medios de comunicación de una gripe mucho más leve que la que se nos viene cada año sin falta? ¿Por qué le temíamos más a la gripe porcina que a la gripe estacional cuando ésta última es más “letal”? Mi respuesta es muy general, filosófica  e idealista, pero carente de datos que acaso nadie tiene.


          Repito, más allá de este negocio; ¿confiarías en estas personas para que utilicen la mano de dios en los más necesitados con los antecedentes que tienen?; ONU-OMS-UNICEF entre otros sí lo hacen, es más, participan ¿como no lo van a  hacer si son precisamente "aquellos" sus benefactores?

          Muchas de estas  personas son accionistas de la “bóveda del fin del mundo ”, algunos de ellos quieren reducción de los pobres a pesar que el alimento hoy abunda, solo que es mal distribuido, otros están atados de mano como para dar su propia opinión, y es que están embarrados hasta el cuello.

         Pero las ciencia nos salvará, es la verdad, lo imparcial, hay que confiar en las investigaciones; así está nuestro mundo por los  académicos y científicos, sucedió en la gran crisis Estadounidense que todavía tiene al globo sacudiéndose, era todo predecible, y sin embargo quienes pudieron detenerlo o al menos dar la alarma, se callaron; la ciencia y las investigaciones se rigen por intereses cuando hablamos de “los grandes intereses”.    

          A fines del 2009 científicos franceses del CRIIGEN (Comité de investigación y de información independiente de la ingeniería genética.), la Universidad de Caen y la Universidad de Rouen, realizaron un estudio sobre tres variedades de maíces  transgénicos, estos; MON 810, MON 863 y  NK 603,  revelando  evidencias de riesgos para la salud.
El estudio fue a través de ensayos llevados a cabo por la multinacional Monsanto, que de hecho, le costó mucho difundir los datos, algunos a través de vía judicial. El experimento tenia a las infaltables ratas.


          “Nuestro análisis revela claramente para los tres OMGs, nuevos efectos secundarios relacionados con el consumo de maíz modificado genéticamente, que fueron dependientes del sexo y en ocasiones de la dosis. Los efectos estaban mayormente relacionados con el riñon y el hígado, los órganos de desintoxicación de la dieta, aunque diferentes entre los tres organismos modificados genéticamente. Otros efectos se notaron también en el corazón, las glándulas suprarrenales, el bazo y el sistema hematopoyético. Se concluye que estos datos ponen de manifiesto los signos de toxicidad hepato-renal, posiblemente debido a los nuevos pesticidas específicos para cada maíz OMG. Además las no intencionadas consecuencias metabólicas directas o indirectas de la modificación genética no pueden excluirse.”

          Publicación de Gilles-Eric Séralini “los datos disponibles revelan toxicidad hepatorrenal, posiblemente a causa de los nuevos pesticidas diseñados específicamente para cada maíz transgénico. Sumado a esto se observan consecuencias metabólicas directa o indirectamente provocadas, para las cuales la modificación genética no puede ser excluida.”

          Gilles-Eric Séralini, docente de biología molecular en la Universidad de Caen, en Francia y presidente del (CRIIGEN) se convirtió en centro de ataque difamatorio por Monsanto y EFSA (Autoridad de la seguridad alimentaria europea), por la asociación de empresas de biotecnología, y por el consejo superior Francés de biotecnología.


          El 23 de noviembre de 2010 se celebró el juicio por la demanda que puso Gilles Eric-Séralini a otros profesores y a la Asociación Francesa de Biotecnología Vegetal, por difamación en contra de él. Algunos personajes que fueron demandados;  Claude Allegre, Axel Kahn y Marc Fellous. La corte judicial de París dictó sentencia a favor de Séralini.

          Durante el juicio salió a luz que Fellous, científico “imparcial” sin intereses personales, en verdad era propietario de  patentes de productos genéticamente modificados, a través de una empresa ubicada en Israel. Esta le vende patentes a corporaciones transnacionales como Aventis.

          El médico Brian John de FM-Free Cymru declaró: “Éste es un desenlace más que gratificante ante un caso que jamás tendría que haberse planteado si los industriales de la biotecncología hubiesen seguido las tradiciones de larga data de respeto a los investigadores y hubiesen aceptado honestos debates con académicos cuyos puntos de vista y hallazgos en la investigación no coinciden con los propios de la industria. Hace ya años que la industria de la biotecnología y sus apologistas han tenido la lengua suelta para calumniar e intimidar a quienes han tenido la temeridad de cuestionar la seguridad de los productos genéticamente modificados… algunos señorones académicos trabajando para la industria biotecnológica se han comportado más como thugs (miembros de una secta India a la que se le atribuyen asesinatos por fanatismo) que como científicos. Su filosofìa ha sido siempre: ‘maten al mensajero’. La lista de víctimas es larga: Arpad Pusztai, Ignacio Chapela y David Quist, Irina Ermakova, Judy Carman, Manuela Malatesta, Andrés Carrasco y muchos otros.
Felicitamos al profesor Séralini por haber tenido el coraje de mantenerse firme ante la campaña y de haber devuelto el golpe. Esperemos que su triunfo haga que las compañías transnacionales de biotecnología y los reguladores públicos le otorguen a los investigadores independientes el respeto que merecen..

          Pete Riley de la organización UK’s GM Freeze ( Congelar los transgénicos en el Reino Unido; suspenderlos definitivamente) declaró: “Saludamos calurosamente este juicio y estamos encantados con el profesor Séralini. Esperemos que ahora empecemos a ver el fin de este tipo de campañas sucias y vacías que hemos visto en este caso y en otros en la última década, aproximadamente. La libertad de los científicos independientes para desafiar los hallazgos científicos financiados por una industria que procura vender semillas y agroquímicos constituye un elemento vital para cualquier sociedad. La historia de desastres tecnológicos nos dice que la industria y los reguladores estatales son los últimos que reconocen o admiten que hay un problema. Apoyamos plenamente el derecho de Séralini a proseguir sus investigaciones sobre semillas transgénicas y le deseamos más capacidad de decisión.”

La gran pregunta; ¿ los transgénicos atentan contra nuestra salud?, y la mejor respuesta es una pregunta ¿y  tu te crees que si atentan te lo van a decir?

 

         Pero los alimentos no son en su mayoría transgénicos. Entonces, ¿dónde está el alimento que se produce?; parte de ese alimento como mencionamos anteriormente se encuentra en lo que solemos definir como “basura”, “desperdicio”, principalmente de los países desarrollados, hoy por hoy, sinónimos de consumistas extremos. ¿Por qué el desperdicio se genera en mayor cantidad en los países desarrollados?; porque el destino final de los alimentos para consumir son esos países, hablamos de distribución desigual, parcial, de alimentos que se generan en un país y se distribuyen hacia otros, “Globalización de los alimentos”. Con respecto a este tema varias  puntos  vinculados a mencionar:

    • Extranjerización de las tierras: Compra de tierras por grandes inversores, multinacionales; desde el año 2006 la venta de tierras de  países pobres a grandes corporaciones ronda entre 25.000.000.000 30.000.000.000 dólares.  El caso más polémico es el de Madagascar, firmando un convenio a Daewoo para que ésta utilizara durante 99 años 1.000.000 hectáreas. La oposición aprovecha el malestar público, y a los días se genera un golpe de estado; luego vendrían más. 
    • Banco mundial; éste es quién mantiene el mayor control de la políticas económicas de un país, de aquellos que le deben. Su ley es no protección nacional-local, exportar alimentos a cada rincón del mundo, para  que todos puedan consumir; el hecho es que el alimento no viaja para todos los rincones del mundo.
    • FAO (ONU/OMS); su ley es muy similar, lo han dichos sus representantes; no limitar la exportación para así dar comida al mundo entero y que los más necesitados puedan salir de su hambruna. La FAO no está interesada en el desarrollo sustentable de cada nación, y menos de las “pobres”. Se mantiene en su política de programas agrarios dependientes del dinero de los poderosos, y promociona los recursos naturales en manos de multinacionales . Por lo tanto; varios son los casos de países con hambruna y/o desnutrición, que producen alimentos, solo para ser exportados. La FAO se guía por la seguridad alimentaria; que en definitiva es lo anteriormente descripto; programas dependientes del dinero de poderosos. Otro cuento, pero esta vez no un cuento “chino”, sino mundial.
    • Políticas de protección; hablamos de soberanía alimentaria como algo lejano, una despreocupación total mientras el mercado hace de las suyas, lo que ha hecho toda la vida; “Le vendo al que más tiene” .Las consecuencias son evidentes; falta de control en los precios de alimentos, endeudamiento de los pequeños productores que adquieren maquinaria pesada para competir con los grandes productores, desgaste innecesario de los recursos naturales; ¿algo más nos falta para crear un cultivo de desigualdad, miseria y  hambre? No, está todo.

     

             ¿Cómo aprender estos conceptos en la Escuela de Nutrición?, no se puede, ni siquiera en facultades prestigiosas que hace tiempo que están abordando el tema, ejemplo; Agronomía. La soberanía alimentaria no se aprende en aulas, se aprende en campos de trabajo;  es donde entran diferentes actores, mirando, tocando, haciendo y sudando, guiados eso sí, por él que más sabe culturalmente del tema ; a quienes se los denominan internacionalmente como “campesinos”, que no se nos venga nuevamente la aristocracia universitaria que anda siempre en la vuelta, que de nada sirve, a no ser para beneficio del propio universitario y algún gradito que pueda escalar.

             ¿Qué es la soberanía alimentaria?, es lo que te va a decir alguien que ama la tierra y que vive de ella; es mi derecho de sembrar lo que quiera, y con las cosechas, poder alimentar a mi familia. Lo otro es todo cuento, que siempre… proviene de algún universitario creído, tonto, que habla y que no dice nada, dentro de los cuales, me puedo incluir, teniendo sí, la experiencia de vida de aquellos años, cuando con 8 años nos íbamos a pasar el fin de semana a la chacra del abuelo, donde sembrábamos todo el día, es más, nos daba hasta para sembrar las flores “siempre vivas” para ir a venderlas al cementerio del Buceo, Montevideo. Años de una infancia de semillas,tierra, agua y sol, y toda la inocencia.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Trailer oficial de "CONSUMO"

Comentarios;