rr
Antropología Nutrición
rt
INICIO COLUMNISTAS PACHAMAMA LA PROTEICA FM VIDEOTECA EDUCACIÓN LION YSS

04/02/013. Abogada Catalina Triana Navas. Cursando Maestría en Estudios Políticos de la Universidad de Caldas.

Hambruna: otra crisis generada por el neoliberalismo

Mucho se ha dicho en los medios de comunicación locales e internacionales, sobre la hambruna que padecen los habitantes del denominado “Cuerno de África”, donde se encuentran los Estados de Somalia, Etiopia, Kenia, Eritrea y Djibouti, pero sin señalar las causas. Situación que empeoro en los últimos meses por dos razones: la peor sequía en los últimos 50 años, y un conflicto armado interno en Somalia, que se desarrolla desde el año 1986. El planeta se ha enterado de que 3,7 millones de personas son víctimas de la peor crisis de hambruna en los últimos años (1), y que afecta, en especial, a Somalia, Kenia y Etiopia. Según la ONU, de estos 3,7 millones, 2,3 millones son niños que se encuentran en estado de desnutrición severa. De acuerdo a declaraciones de Unicef, en este momento cerca de 780.000 menores están al borde de la muerte. (2) La ONU ha solicitado a los países miembros ayudas que, por la magnitud de la problemática, ascienden a US $1.900 millones, de los cuales sólo se han recogido US $900 millones, para 1.300 toneladas de alimentos, que sólo alcanzarían para cubrir las necesidades inmediatas de 240.000 menores, frente a 780.000 que tienen comprometida su vida. (3) Esta situación no sólo se padece en el “Cuerno de África”. Todo el continente sufre de innumerables problemas sociales. En África subsahariana 1 de cada 3 personas padece de desnutrición y en el centro del continente la cifra llega a 55%. En el caso de Uganda el 84% de la población depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir. (4) Países como Somalia y Etiopia ya habían padecido mortales hambrunas en 1992 y 1985 respectivamente, que llevaron a la muerte a más de 300.000 mil personas en la primera, el caso de Somalia. (5) A lo anterior se suma la pandemia del VIH-Sida, que ha matado a más de 7’000.000 millones de personas desde 1985 (6), y la sequía en el centro del continente que ha afectado en los últimos tiempos a cerca de 16 países que han soportado escasez de alimentos. (7) Hambruna se define técnicamente como la situación de una población específica en un lugar específico de la geografía, donde “la tasa de mortalidad diaria es de más de dos adultos o cuatro niños por cada 10.000 habitantes; cuando más de 30% de los niños sufren de desnutrición aguda y cuando la población ingiere mucho menos de las 2.100 kilocalorías recomendadas diariamente.” (8) El concepto abarca las dificultades de acceso a medicamentos y a la satisfacción de necesidades básicas, como agua potable. Bajo la guía de la “mano invisible del mercado”, en África, los medicamentos se venden aún más caros que en Europa. De acuerdo a un estudio realizado por la farmacéutica Noruega Kirsten Myhr, en el caso de la Malaria, el medicamento tiene un costo de más del doble que en Noruega, a pesar de que el 90% de las muertes producidas por esta enfermedad ocurren en el continente Africano. Aunque tienen los mayores índices de pobreza del mundo, los africanos pagan cerca del 80% más del costo final de los medicamentos, según una publicación del International Herald Tribune, del 17 de junio de 2000. (9) No obstante lo anterior, el mercado de medicamentos falsos ha aumentado de manera preocupante, con un movimiento de US $450 millones al año, en donde se comercializan medicamentos con muy poco componente activo, que generan virus ultrarresistentes y “súper microbios”, a costa de la proliferación de enfermedades como el paludismo, con 98 millones de casos anuales. (10) El agua, también es factor de problemática aguda. De acuerdo a un informe de Unicef en el 2006 en África Subsahariana el 50% de la población, es decir más de 300 millones de africanos, carecen de agua potable, y al menos 14 países en todo el continente sufren de déficit permanente de este recurso (11). De igual manera la Organización Mundial de la Salud, ha calculado que, de 1,8 millones de niños que mueren en el mundo a causa de diarreas y enfermedades derivadas de agua contaminada, 900.000 están ubicados en África Subsahariana. (12) Los síntomas de la crisis social africana, están sobre-diagnosticados, en múltiples y diversos artículos, sin embargo se requiere un análisis de fondo sobre las causas que tienen al continente africano en tan preocupantes condiciones. Las primeras crisis de hambruna, que se presentaron en la década de los 80 y 90, coinciden con la implementación del modelo neoliberal a nivel mundial, modelo que tiene como premisa fundamental la importación de la dieta básica en los países tercermundistas, en donde los principales productos de consumo humano, como cereales y oleaginosas, sólo son producidas por los países desarrollados. Es paradójico que los países desarrollados impongan esta regla de juego a los países tercermundistas y, a la vez, defiendan su soberanía y seguridad alimentaria, con la lógica de Bush padre, según la cual la alimentación es un asunto de seguridad nacional para los Estados Unidos, para evitar ser extorsionado. Los mismos promotores del neoliberalismo en el mundo han señalado el fracaso del modelo importador de alimentos para los países tercermundistas. En el caso de Haití, el expresidente gringo Bill Clinton, al llevar las ayudas humanitarias posteriores al terremoto acaecido en el año 2010, se disculpó públicamente por haber obligado a Haití, durante su permanencia en el cargo en la Presidencia de Estados Unidos, a reducir los aranceles sobre las importaciones de arroz subsidiado de EE.UU, y manifestó que esta política dañó seriamente la capacidad de Haití para ser autosuficiente, lo cual contribuyó a la emigración forzada del campo a la ciudad, aumentando así la población que sufrió con más rigor el desastre natural y el número de víctimas fatales, e impidió atender eficientemente la población afectada por el fenómeno natural. (13) En los procesos independentistas que se dieron en el continente africano 50 años atrás, se desarrolló una agricultura que garantizaba la autosuficiencia alimentaria, incluso con exportación de alimentos. Hoy no sólo tienen un modelo exclusivamente importador, sino que la situación ha empeorado a tal punto que, en el caso del Cuerno de África, la población depende exclusivamente de las donaciones de alimentos de países desarrollados, para mitigar el hambre de millones de personas. Este modelo es también una de las causas de los recientes levantamientos en Egipto y Túnez.

El modelo de dependencia importadora, en contraposición a la soberanía alimentaria como política de Estado, cierra todas las puertas a cualquier intento de desarrollo agrario, porque la banca mundial, privada y multilateral, impone condiciones a los países, que impiden de manera efectiva el desarrollo en la producción agrícola. Sumado a ello, las tierras que antes se utilizaban para cultivar alimentos hoy se destinan a la producción de agrocombustibles, generando la relación paradójica de estar produciendo alimentos para automotores, mientras 3,7 millones de africanos no tienen nada para comer, y productoras de granos como Cargill, ADM y Bunge; empresas petroleras como BP, Shell, Chevron, Neste Oil, Repsol y Total; empresas automotrices como General Motors, Volkswagen AG, FMC-Ford France, PSA Peugeot-Citröen y Renault; y los gigantes de la biotecnología como Monsanto, DuPont y Syngenta (14), se enriquecen con ganancias estrafalarias en la producción y el uso obligatorio de etanol en el combustible. A las nefastas consecuencias de la implantación del modelo neoliberal, se suman las difíciles condiciones ambientales en el continente, donde el 72% de la tierra arable es inservible y el 31% no es apta para pastar. (15) En el caso de Nigeria, se pierden 3.500 km2 de praderas y tierra cultivable cada año como consecuencia de la desertificación.

Esta realidad ambiental, es resultado directo de la voracidad del capitalismo. La proliferación de la industria ha aumentado exageradamente los niveles de emisión de dióxido de carbono, la dependencia del petróleo, la explotación minera y de recursos naturales, en beneficio de las multinacionales y no de los pueblos, y la apropiación de las fuentes de agua por parte de las mismas ha generado catastróficos impactos en todo el planeta, en especial en los países subdesarrollados. Estos hechos afectan y empeoran la situación del África, ya altamente perjudicada por la dependencia alimentaria de sus pobladores por la implantación del modelo neoliberal. A esto se suma la prohibición de progreso y de avance de las fuerzas productivas en los países tercermundistas con el argumento del desarrollo sostenible, otro de los padecimientos del continente africano. Los graves conflictos armados que se desarrollan a lo largo y ancho del continente, son muestra clara de la descomposición social, generada por las difíciles condiciones económicas impuestas por el neoliberalismo, la seguidilla de dictaduras civiles y militares, las injerencias históricas por parte de los Estados Unidos y los países europeos que han desmantelado progresivamente la poca riqueza creada y explotado indiscriminadamente los recursos naturales sin que los africanos reciban ninguna contraprestación, a excepción del derramamiento de sangre. Muestra clara de ello es el caso de los llamados “diamantes de sangre”, donde los monopolios de metales preciosos se benefician de la explotación semi- esclavizada y en estado constante de guerra en África Occidental. En el caso particular de Somalia, el conflicto ha pasado por la intervención armada de Cascos Azules en 1993, coalición de fuerzas lideradas por Estados Unidos denominadas Unitaf, y que tuvieron como misión principal derrocar el régimen de Mohamed Siad Barre, dictador proestadounidense que años antes había cedido toda la explotación petrolera sobre dos tercios del territorio a las compañías Conoco, Amoco, Chevron y Phillips, sobre la cual los Estados Unidos debía retomar el control.

Entre 1993 y 2006, Somalia atravesó por un estado constante de guerra, con división del territorio en cerca de 5 proyectos de Estados: Somalilandia, Puntlandia, Jubalandia, Galmudug y la Unión de Tribunales Islámicos. En el año 2006 se creó el Gobierno Transicional de Somalia, el cual, con la intervención militar de Etiopia, logró retomar el control del territorio somalí. Sin embargo, sigue la proliferación de grupos islámicos y de milicias separatistas enfrentadas al GTS, que agudizan el conflicto y arrojan cerca de 1.500 millones de refugiados diarios en la frontera Kenia-Somalia. De lo anterior se colige que la crisis social en África, y en particular la situación de escasez de alimentos, no se explica sino como el cúmulo de crisis que enfrenta el modelo imperialista neoliberal, pues las causas de la hambruna y la influencia del degeneramiento ambiental en la misma, se originan en el corazón del capitalismo, en el principio de la máxima ganancia, en la dependencia alimentaria impuesta por el neoliberalismo como forma de dominación y en el argumento de que “todo” es susceptible de ser negociado, marcado por la paradoja de que en el mundo existe la tecnología suficiente que permitiría producir los alimentos necesarios para acabar la Hambruna, pero el consumismo y el modelo económico impiden tal desarrollo, a tal punto que la nutrición y la vida de millones de africanos terminaron dependiendo de los vaivenes del sistema capitalista que hoy tiene en graves padecimientos a más cuatro millones de personas, de las cuales la mitad son menores de edad. África, una víctima más del neocolonialismo y una prueba fehaciente y dolorosa de la debacle del modelo neoliberal.

NOTAS

1. Revista Semana, Redacción Mundo. Extraído el 21 de julio de 2011. http://www.semana.com/mundo/onu-dec... 2. Diario La Patria. Redacción Internacional. extraído el 22 de julio de 2011. http://www.lapatria.com/story/onu-d... 3. Ibíd. 4. “¿Qué causa el hambre en África?”. Extraído el 19 de julio de 2011. En: http://cuatrodecididos.blogia.com/2.... 5. Voz de América. Noticias 20 de julio de 2011. Extraído el 22 de julio de 2011. http://www.voanews.com/spanish/news.... 6. “VIH/SIDA: problema rural”. Extraído el 22 de julio de 2011. http://www.fao.org/FOCUS/S/aids/aid... 7. Informe de la FAO. “16 países Africanos, afectados por la escasez de alimentos”. http://www.afrol.com/es/Noticias/ge.... 8. “Hambruna en Somalia”. http://www.guiasocopo.com/noticias/.... 9. “Los medicamentos en África son más caros que en Europa”. Aceprensa 28 de junio de 2011. Extraído el 15 de julio de 2011. http://www.aceprensa.com/articles/l... 10. “ONU denuncia comercio de medicamentos falsos en África”. Prensa Latina. Redacción Salud, 12 de julio de 2009. Extraído el 20 de julio de 2011. http://www.webislam.com/?idt=13389 11. (Fuente UNICEF datos de 2004, www.unicef.org/spanish/infob..., citado por Roberto Rosal. Grupo de Ingeniería Química. Universidad de Alcalá. http://www.madrimasd.org/blogs/remt.... 12. Informe de la OMS, citado por José Aguado Alonso, “La escasez de agua en África”. http://www.madrimasd.org/blogs/remt.... 13. “El Dr. Paul Farmer habla sobre la disculpa de Bill Clinton por el cultivo devastado de arroz en Haití: un gran alivio”. Julio 14 de 2011. http://www.democracynow.org/es/prog.... 14. “Agrocombustibles”, Movimiento Mundial por los Bosques –Ecoportal–, http://www.attacmadrid.org/d/8/0708.... 15. “Hambre en África”, Actualidad Internacional. Lunes 25 de mayo de 2009. http://waltemathgodoyintubo.blogspo....

Catalina Triana Navas

Comentarios;